Visita nuestras redes sociales para más información

Se prepara segunda temporada de miniserie “Margarita, una niña afrochilena”

Creación de Fundación Rescatando Sueños se sustenta en un detallado trabajo investigativo con variados enfoques y la pertinencia pedagógica que permite su inclusión en el currículo escolar.

Nuevos personajes y territorios son parte de la segunda temporada de “Margarita, una niña afrochilena”, miniserie creada por Fundación Rescatando Sueños, que hace unos días fue grabada en la comuna de Santa Juana, por un equipo multidisciplinario y sustentada en una exhaustiva investigación, cuyo estreno se espera para el mes de abril 2022.

Elizabeth Gallegos Araya, directora de la entidad, indicó que esta obra surge luego del profundo trabajo investigativo que han realizado para conocer la historia de los afrochilenos. Tras la elaboración de la primera temporada de la miniserie el último trimestre del año pasado, el libro “La Diáspora Negra” y el juego de mesa “La Diáspora Africana. Reconstruyendo la memoria afrochilena”, vieron que era necesario contar de aquellos territorios distintos a Arica donde hay presencia de afrodescendientes, lo que se dará a conocer con el libro “Margarita y las geografías de su pelo” y por otra parte les resultaba fundamental contar de las costumbres, tradiciones y lugares que permitieran situar a los protagonistas de tal forma que se sepa qué ocurría con ellos antes del proceso de esclavitud.

Claudio Contreras, Antropólogo y quien lideró la investigación junto a la Directora de la Fundación, explicó que la investigación “se realizó desde múltiples enfoques, tales como antropológicos, históricos, geográficos y pedagógicos, sumando a lo anterior el valor y profundidad del trabajo etnográfico y de los talleres de trabajo en torno a la memoria afrodescendiente con la organización Oro Negro, y de otros líderes y organizaciones afrochilenas. Esto, es especialmente relevante para visibilizar íntegramente la herencia histórica, social y cultural de los afrodescendientes en la sociedad chilena”.

La miniserie continúa el formato de la primera temporada, utilizando la técnica de teatro lambe lambe y con muñecos del tipo “amigurumis”, manejados por manos que resultan visibles al espectador.

Gallegos, educadora de párvulos de profesión y productora de la miniserie, indicó que en esta temporada la obra se sitúa en Angola. “La idea de nosotros como Fundación es resignificar, valorarnos, volver a educarnos en estos contextos. También visibilizamos la cultura, sus creencias, la espiritualidad, la historia, la música que tiene muchos significados dentro de la miniserie y eso está todo reflejado en los cinco capítulos de esta segunda temporada”, describió.

Respecto a los contenidos más complejos de abordar, Contreras precisó que “en un contexto de negación e invisibilización en nuestra sociedad, todos los contenidos del trabajo en torno a la afrodescendencia tienen un grado relevante de complejidad. Escarbar en la historiografía de un país que le cuesta aceptar sus raíces mestizas, hacen de cada tema un gran desafío investigativo”.  

Precisamente por ser una historia dramática y real, elaborar los contenidos de modo que fuesen adecuados para la niñez significó todo un desafío para el guionista, Felipe Rojas, quien comentó que esta creación es su debut en contenidos audiovisuales infantiles.

“Fue súper desafiante, porque no es un trabajo fácil el que se plantea la Fundación. Tocan temas súper complejos, se está reescribiendo un poco la historia, lo que nos han contado. Además, en mi trabajo particularmente hay varios pies forzados: hay  una investigación súper rigurosa que hizo Claudio y todos los temas que se tocan están basados en esa investigación; y además está el filtro pedagógico que pone Elizabeth. Entonces, juntar todo eso, darle una voz narrativa, darle forma en los personajes, darle una voz a toda esa historia que se quiere contar, repito, fue muy desafiante y creo que tenemos un súper lindo resultado de eso, que también contó con la  opinión de todo el resto del equipo”, destacó el profesional.

Equipo de trabajo

La realización audiovisual corresponde a Carlos Silva, quien indicó que “es increíble dimensionar la distancia que uno tiene en  este momento con África. En el proceso de  investigación, de conocer Angola, de vincularse con gente de allá, nos dimos cuenta de  los  prejuicios que uno tiene del imaginario africano, que se van despejando  y uno va aprendiendo que las cosas son culturalmente más complejas, los procesos históricos y políticos son super recientes y que existe una tradición que se mantiene  acá, que existe, que es mucho más profunda de lo que está visibilizada. Yo creo que una de las funciones muy  importante que tiene esta serie es visibilizar esa tradición”.

Constanza Serrano Riquelme, directora de Arte, señaló que para su trabajo en la creación de la miniserie se fue nutriendo de la investigación y también buscando algunos referentes y ciertos  elementos característicos de la cultura, del país, para poder recrear colores y texturas con los materiales que estaba trabajando, muchos de ellos reciclados, como parte de los valores de la Fundación. “Lo que más me ha llamado la atención son los colores, bien vivos. Si bien las texturas son no tan contemporáneas o tan rígidas, hay más variedad en el tema de suelo, de texturas de los  edificios, de casas. Me ha gustado mucho ver sin haber visitado nunca el país de Angola. Siento que me teletransporto al  hecho de estar mirando las maquetas, el escenario”, destacó.

Vestuario de personajes y utilería estuvo a cargo, al igual que la vez pasada, de Alexis Niebles, profesional colombiana que precisamente en sus raíces encontró la inspiración para elaborar el material requerido. “Tengo una información previa de donde yo vengo, que es muy afro, es muy caribe, pero además tengo toda la información que se ha hecho en conjunto con  la investigación de todos los acontecimientos afrochilenos”, indicó, quien además como migrante y madre, destaca el contenido que aborda esta creación. “Creo que la actividad ha sido muy puntual, muy lúdica, muy recreativa, muy didáctica para que los niños encuentren esa manera divertida de aprender una historia trágica, una historia dura, cruel. Me gusta mucho esa parte, es fabuloso. Encuentro que es una herramienta muy útil para que mis hijos se diviertan aprendiendo”, relató.

El destacado músico penquista Pedro Moncada nuevamente es el responsable del diseño sonoro de la miniserie, quien destacó que a diferencia de la primera temporada, donde la principal referencia musical fue el Tumbe, ahora se tiene Kizomba y Semba, ritmos tradicionales de Angola “y hace que sea bonito el desafío también. A mí me gusta harto la música africana, la estudio harto, entonces me encontré con buenas posibilidades musicales. Está la cercanía con  Portugal, entonces hay también un tema de familiaridad con algunos instrumentos que va a permitir que sea más rico que la primera temporada”, destacó.

En esta temporada, la voz de Margarita estará a cargo de Claudia Urbina, actriz y  licenciada en sociología, directora de la obra “La Laguna de las Negras”, quien destaca la importancia de esta producción “Reconozco que es súper importante para los hitos de investigación, para los trabajos en distintos lenguajes artísticos para infancia o para niñez. Me siento muy bien de ser parte de este proceso de creación”, comentó, al tiempo que destacó también la importancia de hablar de las personas afrochilenas más allá de la región de Arica y Parinacota. “Creo que otro de los hitos es que aquí se esté instalando de manera fuerte y clara lo que significa ser afrochilena en el imaginario  de la niñez o de la adultez o del público general. Nos permite proyectar otras realidades de afrochilenos, de afrochilenas, no solo del norte, sino que del centro, del sur o del mismo Wallmapu, que tenga más posibilidades de ser narrada, ya no es impensado como hace unos años atrás”, comentó.

Migración

“A mí no me queda muy difícil imaginarme Angola, imaginarme África, porque yo  yo soy África. De donde yo vengo, de Barranquilla, al norte de Colombia es muy África, conozco gente  de África que ha ido a esa zona de Colombia y dicen que es igual a África, la gente es igual, tienen el mismo ritmo, se comen más o menos las mismas comidas y al mismo tiempo hay una mezcla de mucha migración (…) Entonces creo que eso me facilita mucho poder entender  los libretos que tiene Margarita, las  situaciones, su relación con el entorno, con las plantas, con los ancestros. Recuerdo que todo lo curaban con plantas, todo eso está muy presente en mi cultura, entonces lo que yo hago es evocarlo, traerlo acá, a toda la experiencia con los personajes”, afirmó Wilberto Salcedo, actor colombiano que realiza distintas voces en la miniserie. En su opinión, participar de esta creación educativa dirigida a la niñez es su manera “de visibilizar esa historia que la historia convencional no cuenta, porque no conviene”.

Elizabeth Gallegos, en su calidad de educadora y directora de la Fundación, ha profundizado este trabajo perfectamente alineado con el currículum escolar, el cual puede insertarse como contenido en todos los establecimientos educacionales, posibilitando el cumplimiento del artículo 4 de la Ley que Otorga Reconocimiento Legal al Pueblo Tribal Afrodescendiente Chileno, el que indica que el sistema nacional de educación “procurará contemplar una unidad programática que posibilite a los educandos el adecuado conocimiento de la historia, lenguaje y cultura de los afrodescendientes, y promover sus expresiones artísticas y culturales desde el nivel preescolar, básico, medio y universitario”. Y no solo eso, ya que en su opinión, este trabajo permite poner en relieve complejas situaciones sociales que ha vivido últimamente el país. “Al hacer estos capítulos queremos que niños y niñas puedan ver y resignificar, valorar la historia, sobre todo con todos estos casos que se han visto últimamente  en Chile, donde el racismo está ahí, a flor de piel. Todas las personas tenemos derecho a migrar, es un derecho humano, y también es un derecho el cuidarnos entre nosotros y ese cuidarnos  es lo que queremos transmitir en estos capítulos. Tenemos ese gran desafío de plantar esa semillita en niños y niñas, para que crezca y seamos un mundo mejor, una sociedad más empática, que nos cuidemos que nos respetemos, porque todos nos enriquecemos de todas las culturas y eso es lo que nosotros esperamos que se sienta con esta segunda temporada de la miniserie”.

Escribir un comentario